Nos reinventamos en tiempos de Cuarentena

Cuando a fines de marzo se impuso el aislamiento obligatorio en Argentina, desde SAHDES tuvimos que reinventarnos y buscar nuevas maneras de llegar a los barrios vulnerables donde usualmente trabajamos y a los que ya no íbamos a poder ir. 

Nuestra intención original para dar continuidad a los distintos programas que veníamos realizando de forma presencial, era generar talleres virtuales desde plataformas online. Pero esto resultó casi imposible debido a la falta de conectividad y de computadoras en los hogares. Lo que ya sabíamos se hizo aún más evidente: la brecha digital deja sin acceso a la información y quita oportunidades a miles de familias. Ante este escenario, nuestro acompañamiento implicó también una búsqueda por acercar esas posibilidades.

Por esta razón, analizando las particularidades de cada programa y de quienes participan en ellos, pudimos encontrar la forma más conveniente de apoyar y continuar nuestro vínculo con quienes más lo necesitan: 

  • Para el programa MAMI (Módulo de Acompañamiento Materno Infantil) los grupos de whatsapp se volvieron más importantes que nunca, reemplazando y sosteniendo la red que se conformó de manera presencial. Creamos materiales informativos sobre lactancia, cuidados durante el embarazo, cuidados del recién nacido, nutrición, hábitos saludables y crianza sin violencia, entre otros, para reemplazar los talleres presenciales, que se envían por este medio. También sumamos propuestas lúdicas y apoyo escolar.  En mayo y junio se sumaron 40 nuevas familias del barrio Toro, en Pilar, que estamos acompañando desde casa junto al equipo del centro de salud local.
  • Para el programa PotenciaMOS, a través del cual capacitamos a mujeres en tejido y emprendimientos sostenibles, creamos la campaña “Seguir tejiendo solidaridad” para acompañar a 30 mujeres de barrios humildes de la Ciudad de Buenos Aires que tejen en sus casas y pueden generar ingresos durante la pandemia. Con un grupo de whatsapp como soporte, continuamos con la asistencia y capacitación permanente de su profesora de tejido y de la coordinadora del programa.
  • Con la llegada del frío y la extensión de la cuarentena, a través de una campaña especial de donaciones, a través de la cual acercamos ropa, útiles escolares, pañales, frazadas, libros y juguetes para las familias con mayores necesidades.
  • y generamos nuevas alianzas con otras organizaciones, empresas y emprendedores, para crear un nuevo programa de voluntariado digital (mentores que puedan ayudar uno a uno a familias que tengan alguna necesidad específica).

Quedarnos en casa evidenció las carencias y dificultades. Presentó muchos desafíos e incertidumbre, pero también generó muchas oportunidades. Debimos adaptarnos, ser flexibles y creativ@s. Pero nuestra misión y objetivos siguen firmes. Hoy más que nunca, seguimos trabajando por la igualdad de oportunidades y el acceso de tod@s a los mismos derechos. 

Suscribite al Newsletter