Apoyando a las mamás adolescentes en Pilar

Esta semana entregamos los “ajuares” a las chicas que participan del programa Mami (Módulo de Acompañamiento Materno Infantil) en el barrio Toro, Derqui.

Sahdes (Salud, Hábitat y Desarrollo) es una organización sin fines de lucro que trabaja por la salud materno-infantil en Pilar desde 2008. A través del programa MAMI (Módulo de Acompañamiento Materno Infantil), y junto a la Secretaría de Salud local, forma promotoras barriales para acompañar a embarazadas en situación de riesgo, en su mayoría adolescentes. El martes pasado estuvimos en la reunión mensual de las "mamis" con el equipo profesional del Centro de Salud del barrio Toro (Derqui), y luego de hacer el seguimiento de las 24 chicas que se están acompañando actualmente (algunas embarazadas, otras flamantes madres), entregamos los ajuares con ropita, pañales, sabanas, toallas y juguetes a varias de ellas que se acercaron a pesar de la tormenta y desafiando el barro de las calles. Y también recibieron regalos las propias promotoras que no escapan a las carencias materiales de la zona. Norma Barreto, mami desde los comienzos del programa - así llamamos a las acompañantes - recibió el regalo para su nieta que había nacido el día anterior, Thiara Jazmín. Su mamá, de 17 años, tuvo cesárea y seguía en el hospital. Shirley, de 21 años, recibió el regalo para Luz María, de 3 meses; a Mariela, de 18 años, le dimos uno para Kevin, de 5 meses; Elcida, de 14 años, se llevó el de Octavio de 3 meses; y María Vicenta recibió el de su hijo Kevin de 2 meses. Además, aprovechamos para dejar algunos kits escolares al equipo de Psicopedagogía de la salita, que nos había pedido materiales didácticos para trabajar mejor con los chicos víctimas de violencia. Daniela Blanco, quien se formó con nosotros en 2010 en el Barrio Alte. Irízar (zona semi rural ubicada en la otra punta de Pilar) y actual colaboradora de Sahdes, fue la encargada de entregar los regalitos que habíamos armado en su casa la semana anterior gracias a donaciones. "Las chicas estaban super contentas, y Azucena (trabajadora social del centro de salud) super agradecida", contó por teléfono Daniela apenas salió de la reunión. "Algunas quedaron en mandarnos fotos de los bebés con la ropita nueva, y nos comprometimos a visitarlas en breve. ¡Y las chicas que estaban en la sala de espera querían saber del programa! Fue muy lindo todo."